Seguidores

lunes, 6 de octubre de 2014

A to Z (piloto)


Otra de las series que se ha estrenado esta nueva temporada es A to Z, la nueva comedia romántica de la cadena estadounidense NBC creada por Ben Queen. La serie está protagonizada por Ben Feldman, Cristin Milioti, Henry Zebrowsky, Lenora Crichlow, Christina Kirk, Hong Chau, Parvesh Cheena y Katey Sagal (como la narradora de la historia).

 Una voz en off (Katey Sagal) nos cuenta la historia de A to Z, la historia de amor entre Andrew Lofland (Ben Feldman) y Zelda Vasco (Cristin Milioti) que durará exactamente ocho meses, tres semanas, cinco días y una hora. Si, nada más empezar el episodio piloto nos lanzan el spoiler de que van a romper, antes incluso, de que se conozcan.
 El primer episodio nos presenta a los protagonistas, cómo se conocen y cómo empiezan a salir. Porque a pesar de que Andrew trabaje en una web para emparejar gente, y Zelda sea abogada, trabajan en el mismo edificio. Y aunque hayan estado a tan solo unos centímetros el uno del otro en varias ocasiones, nunca se habían llegado a conocer. Ni si quiera se habían visto. ¿Destino?
Eso es lo que piensa Andrew en un primer momento. Pero al contárselo a Zelda con tanto entusiasmo logra asustarla y alejarla de él en un principio. ¿Que podemos esperar de A to Z? Pues al saber el argumento, en un principio piensas en cursilerías, ñoñerías, y en la típica comedia romántica sin gracia alguna. Pero al ver éste primer capítulo, la perspectiva cambia. Tenemos 25 minutos de una pareja con mucha química (más les valía tenerla ya que es lo esencial de la serie), una serie con humor y unos personajes diferentes, que aunque solo hayamos podido disfrutar de Andrew y Zelda en el piloto, estoy seguro de que el resto de personajes también nos dejarán grandes momentos más adelante.


Como puede ser el caso de Stu (Henry Zebrowski) y Stephie (Lenora Crichlow), los amigos de Andrew y Zelda respectivamente. Puede que no hayamos podido apreciar su química en la única escena que ambos han compartido, y puede que no lleguen a tenerla, ya que más que amor, me da a mi que vamos a ver escenas muy divertidas. Él, el típico que solo piensa en sexo y que se inventa lo que sea para llegar a ello, como por ejemplo, fingir ser músico de Jazz. Ella, una mujer sin personalidad que se enamora al segundo y que se convierte en aquello que el hombre es, como por ejemplo, empezar a escuchar Jazz y comprarse una trompeta.

Sin embargo, esto solo ha sido el capítulo de presentación,  un capítulo bien planteado, sin prisas, divertido, directo al grano, y sin tonterías. Sin duda habrá que ver cómo continúa para saber si merece la pena, pero si sigue en esta línea tendremos una serie más de la que disfrutar tranquilamente. No podemos esperar una gran serie, ni giros sorprendentes de guión, y es que ya sabemos que Andrew y Zelda estarán juntos ocho meses, tres semanas, cinco días y una hora.

Ibai Rolando