Seguidores

jueves, 2 de abril de 2015

Fringe


Fringe fue una serie de ciencia ficción, misterio y drama americana emitida por el canal FOX y creada por J. J. Abrams, Alex Kurtzman y Roberto Orci. La serie, que cuenta con 100 episodios divididos en cinco temporadas, está protagonizada por Anna Torv, Joshua Jackson, John Noble, Jasika Nicole, Lance Reddick, Blair Brown, Kirk Acevedo y Seth Gabel.

En la ficción, Fringe es una división del FBI que se dedica a investigar extraños
casos que estén relacionados con la ciencia fringe (investigación científica que se aparta significativamente de las teorías de corrientes principales). El agente Broyles (Lance Reddick) está al frente de está división, y la agente Olivia Dunham (Anna Torv) necesitará la ayuda del científico Walter Bishop (John Noble) para resolver dichos casos. Sin embargo, Walter está internado en un psiquiátrico y necesitará la ayuda de su hijo Peter (Joshua Jackson) para poder sacarle del centro y para que se haga cargo de él.

En Fringe veremos animales alterados genéticamente, monstruos gestados en el interior de humanos, personas que mueren asfixiadas tras cerrarse todos sus orificios corporales, experimentos ilegales en humanos, invisibilidad etc. En un principio, la división Fringe investiga pequeños casos episódicos sin importancia, pero que poco a poco formarán una trama enorme que con la gran revelación del final de la primera temporada, cambiará la serie y lo que pensabas de ella para siempre.


Una serie diferente, que engancha desde el primer minuto, a pesar de tener en ella casos pseudocientíficos que en ocasiones te sacarán de la historia, y varios capítulos de puro relleno que bien podían haber sido eliminados. Sin embargo, lo bien hilada que está la historia, la profundidad de los personajes, la ambientación, las actuaciones del reparto, los efectos especiales y el guión no dejarán que dejes la serie a medias.

Si hay que destacar alguna actuación, esa debe ser sin duda la de Anna Torv, quien crea a una maravillosa Olivia Dunham, una agente fría y cerrada en un principio, pero que poco a poco se irá abriendo a sus compañeros, sobretodo al personaje de Joshua Jackson, para enseñarnos el lado más sensible de la agente. A medida que avance la serie, iremos conociendo a una Olivia Dunham que poco tendrá que ver con la de los primeros capítulos.
Tampoco podemos olvidar a John Noble, quien mezcla a la perfección su gran nivel de científico, con su locura, su pasado y sus problemas personales con su hijo. Además el equipo que hace con la agente Astrid Farnsworth (también conocida como Astro, Aspirina o Astérix entre otros nombres por parte de Walter) nos hará reír y dará ese pequeño toque cómico a Fringe.
Otro gran punto a favor de Fringe son sus efectos especiales, los cuales a pesar de no ser una maravilla, no están nada mal para tratarse de una serie de televisión. Lógicamente no se puede pedir que los tenga a nivel cinematográfico, ya que el presupuesto no se puede comparar, aunque mucha gente se empeñe en hacerlo. Pero a pesar de ello, están muy bien logrados, por lo que consigue ese toque necesario de realidad, y no tienen nada que envidiar a otras. Ojalá los de Once Upon a Time tuviesen la mitad de ese nivel. 
En definitiva, Fringe es una serie más que entretenida, casi perfecta, que nos sorprende con sus avances y cliffhangers una y otra vez sin que nos canse, y sin repetirse ni una sola vez, cosa difícil en 100 episodios.
Ibai Rolando