Seguidores

viernes, 15 de agosto de 2014

Shameless US

Shameless (US) es una serie americana de comedia dramática basada en la serie de Reino Unido de mismo nombre.
Esta serie está protagonizada por William H. Macy, Emmy Rossum, Justin Chatwin, Cameron Monaghan, Jeremy Allen White, Emma Kenney, Ethan Cutkosky, Shanola Hampton, Steve Howey y Joan Cusack.
Shameless nos cuenta la vida de los Gallagher, una familia numerosa con una madre desaparecida y un padre más dado al alcohol, las drogas y el dinero, que a sus deberes como padre.
Frank Gallagher (William H. Macy) tiene seis hijos, cinco de ellos menores de edad, por lo que es Fiona (Emmy Rossum) la encargada de cuidar y criar a sus cinco hermanos. No es fácil cuidar de dos adolescentes, dos niños y un bebé cuando eres una persona sola, en un barrio pobre, con muy pocos recursos y viviendo en el límite de la ley (la cual se tienen que saltar más de una vez para sobrevivir). Pero Fiona cuenta con la ayuda de sus vecinos Veronica (Shanola Hampton) y Kev (Steve Howey), aunque ellos también tienen que lidiar con sus propios problemas.


A pesar de todos los pequeños dramas familiares, personales y legales, los Gallagher siempre salen adelante de una manera u otra y además nos dejarán grandes momentos en nuestra memoria para reírnos durante bastante tiempo, y es que dejando de lado todo lo negativo, Shameless es bastante hilarante gracias a sus momentos más surrealistas y absurdos. Incluso muchas de las escenas de
Frank, a pesar de ser un pésimo padre y peor persona que debería darnos más ganas de llorar que de reír.

Pero Shameless consigue transmitir esas ganas de vivir, de luchar y sobrevivir a nuestros problemas que muchas veces buscamos al sentarnos delante del televisor. Los protagonistas aun estando en lo más bajo no dejan de perder la esperanza, de buscar el lado positivo, y cuando tienen la mínima opción, no dudan en celebrar su éxito por pequeño que sea.
Cierto es que con el paso de las temporadas y según el capítulo, la serie puede dejar de lado la comedia para centrarse más en el drama y hacernos sufrir con todos y cada uno de los personajes. Porque si, es imposible no coger cariño a los personajes, incluyendo a Frank.
Aunque todo hay que decirlo, y es que en Shameless hay familias mucho peores que los Gallagher, a los que el tema legal les importa poco o nada. Se podría decir que los Gallaguer podrían presumir de tener orgullo en ese barrio, a pesar de perderlo alguna que otra vez.
Porque al final todos tenemos derecho a perder un poco la cabeza, a hundirnos moralmente, a deprimirnos, o a tirar la toalla alguna vez. A querer olvidarnos de ayudar a los demás y centrarnos en nuestras propias vidas.
Aunque luego nos arrepintamos y queramos volver para arreglarlo. Y si algo enseña Shameless es que la familia siempre está ahí para perdonarnos, y que la familia no siempre es la gente de nuestra sangre, si no la gente que nos quiere sin importar cuales sean nuestros problemas.

Pero si algo tiene esta serie para que cumpla todos estos factores a lo largo de todos los capítulos de las cuatro temporadas emitidas, es sin duda el reparto. Un reparto que hace las delicias de los espectadores, al fin y al cabo, todos han defendido muy bien todas sus tramas. Pero sin duda, los más destacables son Emmy Rossum y William H. Macy, que dan vida a Fiona y Frank Gallagher respectivamente, y es que padre e hija son los pesos pesados de la ficción.

En Frank encontramos a un padre egoísta que solo piensa en el alcohol, en las drogas, y en todo lo que le vendría bien a sí mismo. Solo se acuerda de sus hijos cuando le conviene o cuando los necesita para algún plan y luego los vuelve a dejar tirados. Capaz de llegar a lo más bajo para conseguir sus propósitos y como él mismo dice, vivir la vida al máximo. Aunque también sufrirá lo suyo. Pero sea lo que sea lo que Frank tenga que vivir, Macy lo hará a la perfección. Desde luego, el personaje no sería lo mismo si fuese interpretado por otro actor.

Pero mejor que William tenemos a Rossum, que la veremos reír, disfrutar, sufrir, llorar, defender a sus hermanos, lidiar con la casa y el trabajo, robar... y puede que todo eso en un mismo capítulo. Desde luego, Emmy Rossum es una actriz de diez, y probablemente sea lo mejor de la serie.

Sin duda alguna, Shameless es una serie que nadie debería perderse. Con la que se ríe y se llora. Una serie que nos da ganas de vivir, de buscar el lado positivo de todo, por muy mal que estemos.
Ibai Rolando