Seguidores

martes, 17 de febrero de 2015

La Teoría del Todo

La Teoría del Todo es una película biográfica y romántica británica. Dirigida por James Marsh, y protagonizada por Eddie Redmayne, Felicity Jones, Charlie Cox, Emily Watson, Simon McBurney, Charlotte Hope, Tom Prior, Harry Lloyd, David Thewlis, Maxine Peake y Enzo Cilenti, nos cuenta la historia de amor entre el famoso físico Stephen Hawking y Jane Hawking.
En esta película no solo veremos su historia de amor, su matrimonio etcétera, si no que también veremos cuando le diagnostican la famosa enfermedad que padece, su avance, y cómo contra todo pronóstico, sale adelante convirtiéndose en el físico que hoy en día es.
La Teoría del Todo se ha convertido en otra de las favoritas de la crítica este año, y ha logrado dos Globos de Oro, un premio del Sindicado de Actores, tres BAFTA, cinco nominaciones a los premios Satellite, y otras cinco nominaciones a los Oscar incluyendo a mejor película.
La película está basada en el libro Travelling to Infinity: My life with Stephen, escrito por su ex-mujer Jane Hawking. Una historia conmovedora llena de amor y de coraje. Contrastada hasta el más mínimo detalle, con el director James Marsh estudiando todas las imágenes de archivo para darle la mayor autenticidad posible, y con Eddie Redmayne investigando durante medio año la vida del físico y viendo todos los vídeos de éste para su preparación, han logrado crear para mi gusto, una de las mejores películas del año. Incluso el verdadero Hawking puso su granito de arena prestando la voz de su máquina que habla por él a las últimas escenas de la película.

Porque para qué sirve una película biográfica si no cuenta la realidad lo mejor posible y si no tiene la bendición de los que lo vivieron. Y puede que pocas de esas historias sean tan interesantes de contar como lo pueda ser ésta, que además deja relegada a un segundo plano la vida profesional y científica de Hawking para contarnos su vida personal.
Además La Teoría del Todo cuenta con un trabajo magnífico a sus espaldas. Con una gran BSO que viene de la mano del compositor Jóhann Jóhannsson y una gran fotografía de Cambridge y otros lugares de Reino Unido.
Y por supuesto, no podemos dejar a un lado las dos grandes interpretaciones de los protagonistas, Eddie Redmayne y Felicity Jones. Aunque a pesar de ser las dos magníficas, cada una me transmitía una cosa diferente. Por ejemplo, en el
caso de Jones, sentía completamente a Jane Hawking en todo momento. Su amor hacia su marido, su sufrimiento cada vez que la enfermedad avanzaba, su desesperación cuando no podía más... no podía dejar de sentir lástima por ella en toda la película.
Sin embargo, con el caso de Redmayne, fue todo lo contrario. Si es cierto que me transmitía cierta
angustia y pena por él, pero en lo que no podía parar de pensar en toda la película era en que era el perfecto Stephen Hawking. Su interpretación es tan sorprendente y magnífica que apenas puedes pensar en otra cosa cada vez que aparece en pantalla. Su forma de andar, la posición de los pies, el movimiento de la dentadura al hablar, su voz... Increíble, sin duda se merece el Oscar a mejor actor.


Sin duda alguna, La Teoría del Todo es otra de las películas más merecedoras de llevarse la estatuilla dorada a mejor película, y por supuesto, a mejor actor.

Ibai Rolando