Seguidores

sábado, 13 de junio de 2015

Sense8

Sense8 es una serie de ciencia ficción original de Netflix. Creada por los hermanos Wachowski, la serie está protagonizada por Brian J. Smith, Tuppence Middleton, Doona Bae, Miguel Ángel Silvestre, Tina Desai, Max Riemelt, Jamie Clayton, Aml Ameen y Naveen Andrews.

Sense8 nos cuenta la historia de ocho desconocidos, que viven en lugares diferentes del mundo, que tras el suicidio de una mujer que ven en una visión, todos quedan mental y emocionalmente conectados entre ellos. Mientras ellos intentan continuar con sus respectivas vidas y adaptarse al cambio, dos hombres intentan encontrarlos, uno para protegerlos y otro para matarlos. A lo largo de la temporada, que consta de 12 capítulos, vemos cómo los personajes viven sus vidas y culturas a la par que conectan entre ellos. Mediante estas conexiones, se profundiza en sus personalidades y pensamientos, dejando en un segundo plano la trama de las persecuciones.


Eso es lo que bajo mi punto de vista, hace especial esta serie. A pesar de que algunos personajes están más conectados que otros a lo que se supone que es la trama principal, esta siempre queda relegada a un segundo plano para dar paso a las relaciones entre los protagonistas, los consejos que se dan unos a otros y el cómo se ayudan. Porque siempre es más fácil abrirse a un desconocido, que a un conocido, y de esta manera podemos apreciar el maravilloso guión de Sense8.
Porque más allá de que la serie haya sido rodada en diferentes continentes, más allá de la acción, más allá de la ciencia ficción, más allá de las actuaciones, lo que esta serie es, es puro guión. Lo mismo da que estén en el momento más dramático posible, que alguna frase te hará sonreír. Porque a pesar de ser una serie dramática, sus puntos cómicos están presentes en todo momento (remarquemos el capítulo en el que Lito (interpretado por Miguel Ángel Silvestre) siente la regla de Sun (Doona Bae). O el positivismo que transmite Capheus (Aml Ameen), y no olvidemos el maravilloso momento de Wolfgang (Max Riemelt) en el karaoke cantando What's Up.
Personalmente, no tenía pensado ver la serie, pero después de haberla visto, no puedo alegrarme más de haberlo hecho. El episodio piloto fue toda una sorpresa, y a medida que avanzaba la temporada, la serie iba sorprendiéndome más. Sin duda es una serie que no deja indiferente a nadie por la calidad de su guión y el cómo está rodada por diferentes países. Solo espero que Netflix le conceda una segunda temporada, porque yo quiero mínimo otros 12 capítulos de Sense8.
Ibai Rolando