Seguidores

viernes, 17 de julio de 2015

Scandal

Scandal es una serie de drama político norteamericana creada por Shonda Rhimes y emitida por el canal ABC. La ficción, que cuenta con cuatro temporadas emitidas y otra confirmada, está protagonizada por Kerry Washington, Tony Goldwin, Jeff Perry, Bellamy Young, Darby Stanchfield, Katie Lowes, Guillermo Diaz, Columbus Short, Joshua Malina y Scott Foley.






Scandal nos cuenta la vida profesional y personal de Olivia Pope (Kerry Washington), una abogada (o fixer, como ella dice en la versión en VO) de Washington DC, quien se dedica a solucionar los problemas y escándalos de la gente más poderosa de la capital del país. Sin embargo, su camino de cruza en más de una ocasión con el de la Casa Blanca, y no solo porque trabajó en la campaña del actual presidente, si no también por ser su amante.

Pero no solo veremos los escándalos de los abogados, jueces, famosos etc mejor valorados de Estados Unidos, si no que también veremos los mayores trapos sucios de la administración que representa al país y del matrimonio formado por el presidente Fitzgerald Grant (Tony Goldwin) y su primera dama, Mellie Grant (Bellamy Young) que se podrían convertir en los mayores escándalos de la historia si Olivia no hace su magnífico (y milagroso) trabajo. Y es que Shonda Rhimes vuelve a conquistarnos con sus maravillosas y adictas historias que rozan el culebrón.
Porque si, Scandal no deja de ser un culebrón con tanto escándalo y trapo sucio en el que Olivia se ve envuelta una y otra vez. Sin embargo, Rhimes vuelve a atraparnos con sus guiones, personajes de dobles caras (o triples), tramas, cliffhangers y su más que famosa falta de humanismo hacia sus personajes. Si, en esta serie sigue haciéndonos sufrir.
Y es que dejando a un lado su regular y afortunadamente corta temporada, Scandal es una serie muy bien cuidada e hilada en la que nada es blanco o negro, en la que no hay ni buenos ni malos, ni amistades y a penas lealtades. Las únicas lealtades que veremos serán la que tienen los empleados de Olivia a su jefa y a su instinto. Lealtades que también se pondrán al límite en más de una ocasión.

Pero para que el guión de una serie triunfe, y unos buenos personajes se
conviertan en grandes personajes, hace falta un reparto que no solo esté a la altura, si no que se superen cada vez que tengan oportunidad, y Scandal cuenta especialmente con Kerry Washington y Bellamy Young para este deber, y ellas cumplen, dejando a Olivia y a Mellie en el mejor lugar de la ficción con sus miradas, sus sonrisas y sus lágrimas. No olvidemos sus pullas y amenazas.
Lo único en lo que falla Scandal, es en centrarse demasiado en Olivia Pope. Está claro que es la protagonista, pero parece que a veces olvidan que hay más personajes en la serie, interpretados con buenos personajes, que podrían dar
más grandes momentos. Está claro que todos tienen sus tramas secundarias, como por ejemplo el pasado Huck (Guillermo Diaz), o la vida personal de Cyrus (Jeff Perry), y que de vez en cuando tienen un capítulo más centrado en esas tramas. Pero sin embargo, la trama de Olivia y Fitz sigue contando en ocasiones con demasiados minutos y por lo que vuelven a la pareja aburrida y predecible, teniendo personajes algo desaprovechados como Abby o David.
Es algo que me llama especialmente la atención pues también veo Anatomía de Grey y se que Shonda Rhimes es capaz de llevar a muchos personajes y todas sus tramas a la perfección.
Ibai Rolando