Seguidores

domingo, 28 de julio de 2013

Tres 60

Ayer fui al cine a ver la recién estrenada película Tres 60. Llevaba semanas viendo los anuncios y mis ganas de verla iban en aumento.
La película cuenta la vida de Guillermo (Raúl Mérida), un estudiante de marketing que ocasionalmente trabaja como modelo y que tiene como afición el surf. El día del cumpleaños de su hermano Mario (Guillermo Estrella), va a casa de sus padres a celebrarlo y mientras su padre hace unas reformas en la casa Guillermo encuentra un carrete fotográfico. Para pasar más tiempo con Daniela (Sara Sálamo), la prima de su compañera de piso y aficionada a la fotografía, le dice que quiere revelarlas.
En las fotos aparece su amigo Iván que desapareció años atrás cuando eran unos niños. Con la ayuda de su amigo "el ruso" (Adam Jezierski), Daniela y su hermano, que es medio hacker, investigarán qué le pasó a Iván.

La película cumple lo que promete en el tráiler y anuncios, tiene misterio, tensión y un giro de trescientos sesenta grados al final. Muchas películas de este tipo suele tener la trama cogida con pinzas, que roza más la ficción que la vida real. Tres 60, sin embargo me ha parecido bastante lógica y sobre todo realista.
A lo largo de la investigación Guillermo va dejando pequeñas pistas que pueden ponerle en peligro. En otras películas el protagonista parece un espía profesional, pero en ésta podemos ver que es un chico normal. La película tiene sentido, es lógica y es fácil de seguir.


El personaje "el ruso" es secundario pero podría ser uno de los principales perfectamente, ya que le da un toque de humor al film sin parecer tonto y pedante que hace chistes malos y sin venir a cuento. No es el típico personaje que no pinta nada y lo único que quieres de él es que le maten pronto para que se calle.
Mario, el hermano de Guillermo, también es un personaje secundario que también dará un toque de humor a la trama. Un niño hacker con un papel muy importante en la historia que también está un poco desaprovechado. Además Guillermo Estrella, el actor que le da vida ha hecho un gran trabajo de interpretación, convirtiendo así a Mario en uno de mis personajes favoritos.




Al terminar la película, a parte de mi cara de sorpresa por el inesperado final, tenía la sensación de que le falta algo. Y después de darle unas vueltas, me he dado cuenta, y es que no dicen de dónde vienen las pesadillas que tiene Guillermo todas las noches. Me quedé con las ganas de que lo explicaran porque sigo intrigado. También eché en falta más protagonismo por parte de los malos, ya que aparecen cuatro veces contadas y casi sin guión.
En definitiva, una película muy buena, entretenida y que te mantendrá pegado al asiento.
Ibai Rolando